© by Anjali danzas de India

CONTACTO: 3108588877 - 3105606729   ·   Calle 104C # 47 - 14 Bogotá - Colombia   ·   anjalidanzasdeindia@gmail.com    

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

Heroínas de guerra: Razia Sultana

September 9, 2016

 

Iltutmish
 

Delhi, año 1210. Luego de la muerte de Qutb-ud-din Aibak su hijo asumió el poder, pero tras demostrar su incompetencia, su yerno, Shamsuddin Iltutmish, se quedó con el trono. Iltutmish había llegado a Delhi como esclavo y después de ganar la confianza de su amo, Qutb-ud-din, había sido nombrado gobernador de una de las provincias. Cuando Qutb-ud-din murió, Iltutmish contó con el respaldo de los emires, la nobleza turca, para reemplazarlo en el trono como sultán, por lo cual no le fue difícil asumir el liderato y destronar al sucesor legítimo.

 

La hija del sultán Iltutmish, Razia, tenía cinco años cuando esto ocurrió, Razia creció alejada de las demás mujeres, tuvo una infancia privilegiada, aprendió estrategia militar y a luchar con la espada. Fue la favorita de su padre, siempre estaba cerca de él, incluso mientras resolvía asuntos de Estado. Al parecer, para cuando tenía trece años ya era una arquera consumada y una gran jinete, y acompañaba con frecuencia a su padre en sus expediciones militares.

 

 
La primera sultana

A pesar de sus habilidades y de destacarse como líder, era el hijo mayor del sultán, Naseeruddin Mahmud, quien heredaría el trono, pero cuando este murió repentinamente, en 1229, los planes cambiaron. Iltutmish no creía que sus hijos varones sobrevivientes, nacidos de sus otras esposas, fueran dignos del trono, y en 1230, cuando salió de la capital con el fin de invadir Gwalior, fue Razia quien se quedó al frente del poder y actuó como regente, con el apoyo del ministro de confianza del sultán. Iltutmish volvió a Delhi en 1231 después de triunfar en Gwalior, fue entonces cuando designó a su hija Razia como heredera, convirtiéndose en el primer sultán en nombrar a una mujer como su sucesora.

 

A pesar de su designio, cuando murió el sultán, el 30 de abril de 1236, la nobleza turca, que no tenía ninguna intención de seguir órdenes de una mujer ni de aceptarla como heredera de Iltutmish, le dio el trono al hermano de Razia, Rukn Ud Din Firuz.

 

El reinado de Rukn Ud Din solo duró seis meses. Rukn se abandonó a los placeres mundanos y el libertinaje, ante la indignación del pueblo, y el 9 de noviembre de 1236, él y su madre fueron asesinados. La nobleza turca no tuvo otra alternativa que permitirle a Razia reinar como sultana de Delhi. Al asumir el poder, “abandonó el velo y adoptó el atuendo masculino”. Fue una gran gobernante y una excelente líder. De acuerdo con Minhaj-i-Siraj:

 

“Razia era sagaz, justa, benévola, mecenas de sabios, justiciera,

amorosa con su pueblo y una talentosa estratega militar;

tenía todas las cualidades admirables y los talentos que se requieren para ser un buen gobernante”.

La traición
 

Los nobles turcos más conservadores no estaban convencidos ni aceptaban a Razia como sultana e idearon un plan para derrocarla. El líder de la conspiración era Malik Ikhtiar-ud-din Altunia, gobernador de Bhatinda. Se dice que Razia y Malik Ikhtiar-ud-din Altunia habían sido amigos de infancia. Sin embargo, mientras Altunia estaba en Bhatinda, los turcos extendieron rumores sobre un amorío entre un esclavo abisinio y Razia. Este rumor habría provocado la ira y los celos de Altunia y había sido el detonante de la rebelión.

 

 

Altunia creía que mientras la reina estuviera en Delhi sería imposible que un levantamiento tuviera éxito, debido a las medidas de seguridad que había implementado. Altunia creó una revuelta en Bhatinda, obligando a Razia a salir de Delhi. A pesar de sus esfuerzos y los del ejército que encabezaba, Razia fue capturada y puesta a disposición de Altunia, mientras los demás conspiradores regresaron a la capital.

 

Razia fue encarcelada en abril de 1240, en Qila Mubarak, Bathinda, aunque se le permitía ir los viernes a la mezquita de Hajirattan para ofrecer oraciones, en un palki especial. Mientras estuvo prisionera siguió recibiendo el trato que se le daba a los miembros de la realeza.

 

Cuentan las leyendas que Altunia visitaba a Razia con regularidad y así fue como poco a poco su amor renació.

Nace una leyenda de amor
 

Razia fue liberada en agosto de 1240 y se casó con Altunia. Pero mientras el amor triunfaba en Bathinda, en Delhi usurpaban el trono de la sultana. El hermano de Razia, Muizuddin Bahram Shah, se había declarado gobernante. Tras casarse, Altunia y Razia quisieron recuperar el poder, pero fueron derrotados en octubre de 1240 en batalla. A pesar de la victoria, Bahram solo reinaría por dos años y sería destronado por incompetente. Altunia y Razia tuvieron que huir a Kaithal, donde su debilitado ejército los abandonó. Luego cayeron en manos de jats, quienes los robaron y mataron el 13 de octubre de 1240.

 

La leyenda de Razia, la primera sultana, la primera gobernante mujer en un mundo regido por los hombres y donde las mujeres no tenían ni voz ni voto seguirá viva, al igual que la leyenda de su tormentoso amor con Altunia. Una historia inolvidable de una India que no deja de sorprendernos.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square